International Chocolate Award Winner
Nina Chocolate
Nina Chocolate

NUESTRA HISTORIA

Donde una vez estábamos rodeados de bloques de cemento, nos encontramos rodeados de majestuosos bosques. Donde alguna vez hubo embotellamientos, ahora nos sentamos en pequeñas embarcaciones que viajan hacia la puesta de sol en el magnífico río Huallaga.

Con cada día que pasa, la Amazonía peruana nos abrió los ojos y los sentidos. Nos conectamos con el espíritu de la Madre, la energía que proviene de la montaña, y descubrimos el conocimiento que se guarda en los árboles, animales y plantas de la zona. Con su dulce y suave voz, el árbol de cacao nos cautivó y fue en la sorprendente fruta que la madre compartió su secreto y nos introdujo al chocolate de la más alta calidad.

Hemos escuchado atentamente a los espíritus del bosque y hemos creado el chocolate Tree to Bar. Usando cacao de nuestro propio fundo y trabajando con otros agricultores locales, desde la cosecha hasta el procesamiento, garantizamos la mejor calidad del producto que queremos compartir con usted.

Lee mas...

En Chazuta pasó el tiempo y la población local había olvidado el cacao. El redescubrimiento de su cultivo ha revivido un importante recurso económico y también ha rescatado variedades de cacao nativo que se pensaba perdido. A través de nuestro trabajo de reevaluar la viabilidad del cacao nativo, hemos fortalecido nuestros lazos en la comunidad y les hemos permitido a los pequeños agricultores apostar por el cacao.

Junto con nuestros agricultores, nuestro objetivo es obtener una indicación geográfica para el cacao de Chazuta, cultivado con prácticas agroforestales mediante la optimización de los beneficios de combinar árboles nativos con plantas de cacao.

La idea de crear una marca de chocolate fue nuestra motivación original para escapar de la metrópolis ruidosa y comenzar una nueva vida en contacto con la naturaleza. En primer lugar estábamos restableciendo nuestras prioridades y comenzando una nueva vida en armonía y contacto con la naturaleza. Intentamos aprender lo que pudimos de un entorno natural y personas que han estado aquí desde la antigüedad.

Inicialmente maravillados por la abundancia y belleza que el bosque Amazónico guarda en su interior, la naturaleza sincronizaba nuestros sentidos para poder escuchar claramente su llamado a través de la voz dulce, suave y aromática del cacao.

LA LEYENDA DE NINA

Aorillas del majestuoso río Huallaga corría desde siempre una niña. Ella solía jugar con el Yacuruna, espíritu de las aguas. Juntos se bañaban en las cochas más preciadas y saltaban por las cataratas más imponentes.

Ella era Nina, una princesa amazónica, dueña del fuego.

Fue así hasta que un día, jugando con un venado, se fue internando cada vez más en el monte, hasta quedar bajo la sombra del árbol más grande que había visto en su corta vida. Estando allí ve acercarse sigilosamente un jaguar, que la sorprende con su majestuosidad y le hace saber que él la hizo llamar.

El felino la hechiza con su brillante mirada y la lleva consigo hasta el último rincón del bosque, donde Nina permanece durante media vida aprendiendo a ver un mundo desconocido para muchos hombres. Se familiariza con todos los animales y espíritus que moran en la selva, pero sobre todo aprende sobre las plantas: aquellas que te curan y te conectan, te alimentan y protegen.

Nina conoce a las Madres de las plantas, aquellos espíritus que comparten con ella su sabiduría y la ayudan a mantener el correcto equilibrio.

Un día, al estar degustando su fruto favorito, aquel que adornaba hermosamente los árboles del Amazona, se aparece la madre de ese árbol. Este espíritu se esmera por transmitirle su conocimiento, enseñándole todos los beneficios y secretos de ese tan noble fruto llamado Cacao. Aprende a apreciar la exquisitez de sus flores, la dulzura de su jugo y la magia de sus semillas, aquellas que se convierten en los más ricos manjares.

Pasa mucho tiempo informándose sobre los beneficios y la transformación de esa semilla, hasta entenderla e instruirse de su total sabiduría.

Luego de ese proceso Nina se da cuenta que había dejado de ser aquella niña curiosa y se había convertido en la princesa encargada de compartir su conocimiento, a través del más especial de los chocolates.

DE ÁRBOL A BARRA DE CHOCOLATE FINO

Nuestro chocolate se produce en la misma región donde se ubica nuestra plantación y donde realizamos todo el trabajo de postcosecha del mismo, que incluye la fermentación y secado. Compartimos con los productores nuestro trabajo y el chocolate que es llevado a sus hogares para ser disfrutado en familia.

Elaborar chocolate premium es una experiencia maravillosa y gratificante, que exige un estilo de vida dedicado a la paciencia y persistencia. Es un viaje. Hemos aprendido cómo cuidar de nuestro campo a la perfección y los métodos delicados para producir un chocolate fino con estándares internacionales. Nos gustaría compartir con ustedes a continuación, el proceso que navegamos y las consideraciones que se realizan en cada paso de la transformación del árbol a la barra.

Nina Chocolate usa solo cacao de origen único de Chazuta, una región en el límite del Amazonas dentro de San Martín, Perú, un área mundialmente famosa por su cacao de alta calidad. Fundo Qoya, donde se ubica nuestra plantación de cacao en Chazuta, y otros campos en la región, nos brindan cacao de sabor fino de alta calidad, cultivado naturalmente.

LA TRANSFORMACIÓN DE ÁRBOL A LA BARRA

COSECHA

En la región de San Martín, en el Perú, cosechamos las semillas de cacao entre los meses de abril y noviembre, después de que las lluvias han disminuido y el fruto ha madurado. En algunos casos, la mazorca de cacao es de tonos de rojo oscuro y púrpura antes de mostrar detalles en amarillo dorado. Hay una pequeña ventana entre la madurez y la germinación en la que nuestros agricultores seleccionan cuidadosamente la preparación para la cosecha. Las semillas y la pulpa se recogen y se separan de la cáscara y se clasifican para la fermentación.

FERMENTACIÓN

Para el proceso de fermentación, colocamos los granos junto con su pulpa en cajas de madera natural y monitoreamos su progreso con mucho cuidado. Después de un período inicial de 24 horas, se voltean los granos para introducir oxígeno en el proceso químico y mejorar la uniformidad durante todo el proceso de fermentación, lo que puede provocar que alcancen una temperatura de 50 ° C. Controlamos los granos con cuidado durante los próximos días para observar si hay señales que nos digan que el proceso se completó.

SECADO

Los granos de cacao se extienden sobre grandes mesas con redes al aire libre y se dejan secar a temperaturas tropicales durante una semana. Analizamos los niveles de humedad de los granos y los removemos ocasionalmente para uniformizar el proceso de secado. Cuando los granos están perfectamente secos, se mueven al almacén para el siguiente paso.

INSPECCIÓN DE SEMILLAS

Hay varias inspecciones a lo largo del proceso de postcosecha del cacao, pero la inspección posterior a la fermentación y el secado es la más importante. Podemos analizar la calidad de los granos, lo cual hacemos con una prueba de corte de una selección de los granos e inspeccionando visualmente la arquitectura interna y las pruebas de sabor para asegurar que los granos hayan fermentado y secado con éxito. También procesamos los granos y llevamos a cabo una segunda prueba de sabor con el licor final.

TOSTADO

El tostado es un paso esencial para un chocolatero, ya que mínimas variaciones en la temperatura y tiempo de tostado, generas cambios en el sabor del chocolate- El proceso de tostado se lleva a cabo en hornos diseñados para calentar uniformemente los graos de cacao.

DESCASCARILLADO

Ahora los granos serán separados de su cáscara, el método es primero quebrarlos en trozos más pequeños y luego separar las cáscaras con una máquina que aspire las más ligeras dejando atrás los trozos de cacao más pequeños.

MOLIENDA Y CONCHADO

Nuestros granos de cacao se muelen con rodillos de piedra hasta que el polvo se transforme en un licor de chocolate sin refinar. Diferentes granos tienen diferentes cantidades de sólidos de cacao y de manteca de cacao, la grasa natural del cacao. Nos aseguramos de que la proporción sea ideal para nuestro chocolate fino.

TEMPLADO

El templado es un proceso controlado de subir, bajar y elevar nuevamente la temperatura del chocolate para alinear los cristales de la manteca y crear la textura y sensación óptima para la barra. El acabado liso y la nitidez de la barra se determinan en esta etapa antes de verter el chocolate en los moldes, prepararlo y envasarlo, para entregarlo a nuestros clientes.

LA GRANJA DE CACAO

Nuestra pintoresca granja de cacao se encuentra en Chazuta, un estrecho valle en el departamento de San Martín en la Amazonía peruana. El valle sigue al río Huallaga entre picos de más de mil metros que protegen nuestras colinas sembradas de cacao. Repartidos en 16 hectáreas, tenemos una plantación de árboles de cacao plantados en un sistema agroforestal con árboles maderables nativos y otros comestibles como el plátano y el majambo, un primo del cacao. Parte de nuestra visión es proteger el medio ambiente, incluido el bosque y los animales que viven en él. En nuestro fundo también se puede encontrar un área que hemos reforestado con una variedad de árboles de esta zona de la Amazonía.

 
 
 

NUESTROS AGRICULTORES

Trabajamos con varios productores de cacao dentro del valle de Chazuta, pasando tiempo con ellos para explicar nuestros delicados requisitos y apoyarlos para producir granos de calidad con mayores rendimientos que compramos directamente por precios más altos que el mercado local. Nuestros agricultores están invitados a acompañarnos durante el análisis del grano y pruebas de perfil de sabor para garantizar que continuemos recibiendo solo los granos de mejor calidad.

 
 
 
 
 

CHAZUTA

A una hora de la ciudad de Tarapoto, Chazuta está situada junto al río Huallaga y se encuentra entre vistosas cadenas montañosas a ambos lados que se ciernen sobre la parte alta del pueblo amazónico. El cacao es una parte importante de la vida aquí, muchos residentes son productores de cacao orgánico y el cacao se celebra aquí en nuestro festival anual. Chazuta también es conocido por sus chamanes, como un lugar de sanación mística, hoy todavía hay muchos curanderos naturales. Bellas cerámicas, comunidades indígenas y deliciosos chocolates traen un flujo constante de turismo.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

PRESS

 
 

CONTÁCTENOS

Para obtener información adicional, realizar un pedido o compras al por mayor, llámenos o contáctenos a continuación. Nos encantaría saber de usted.

Teléfono: +51 966136020
Correo electrónico: info (at) ninachocolates.com
Dirección: Jr Chorrillos cuadra 2, Chazuta, San Martín – Perú
Enlaces directos: Maps.Me | Google Maps

""
1
Nombretu nombre completo
Mensajemás detalles
0 /
Previous
Next